Lunáticas. Episodio 1: La llamaban Loli

Contenido extra

Durante la primera visita a Bilbao, esta es la única foto que Érica tenía de su abuela Loli.

En esa misma visita empapelamos el barrio con carteles: Se busca a LOLI.

Y con una convocatoria: si alguien sabía algo, tenía que acudir el 22 de octubre al bar de Olga. El bar que no tiene cartel.

Ese 22 de octubre salieron cosas importantes, sobre todo una.
Aunque en ese momento no éramos conscientes de lo importante que serían para la historia. 

Lunática es el resultado de una búsqueda que se convierte en obsesión para su autora, la periodista Andrea Momoito: ¿quién era María Isabel? Es, también, el relato que despierta en Érica una necesidad de saber más sobre su abuela: ¿conocería María Isabel a mi abuela Loli?, ¿serían amigas?, ¿pasearían juntas por Cortes?

Cuando termina de leerlo y lanza esa botella al mar en forma de hilo de Twitter, Andrea la recoge. Lo primero que encuentra es un informe policial sobre Manuela Martín Quijada, Loli, en el Boletín Oficial de Santander del año 72. En él, enjuician a Loli en virtud de la Ley de Peligrosidad Socialque entre otras cosas, decía:

Artículo segundo.

Serán declarados en estado peligroso, y se les aplicarán las correspondientes medidas de seguridad y rehabilitación, quienes:

A) Resulten probadamente incluidos en alguno de los supuestos de este artículo, y

B) Se aprecie en ellos una peligrosidad social.

Son supuestos del estado peligroso los siguientes:

Primero. Los vagos habituales.
Segundo. Los rufianes y proxenetas.
Tercero. Los que realicen actos de homosexualidad.
Cuarto. Los que habitualmente ejerzan la prostitución.
Quinto. Los que promuevan o fomenten el tráfico, comercio o exhibición de cualquier material pornográfico o hagan su apología.

Continuará…

Jornaleros. Cara A: Rocío